Seguramente Edmundo Trotha es una de las personalidades que más anécdotas puede recordar  acerca de sus vivencias en las tierras glewquinas. Desde los 6 años sus padres se trasladaron desde Villa Luro a Glew sin haber un