En Glew recordaron a Melisa Tuffner a un año del asesinato

A un año del asesinato de la joven de 22 años de Glew, familiares y amigos de Melisa Tuffner realizaron un encuentro en Hipólito Yrigoyen al 20.300, lugar donde el año pasado fue realizado el mural en memoria de la joven.

El evento homenaje organizado por amigos de la joven, contó con la presencia de diversos músicos y principalmente predominó un ambiente familiar y de alegría, con el único fin de recordarla como ella era, “siempre con una sonrisa”, a la vez que dieron unas palabras emotivas al público presente para recordarla.

De hecho, el lugar fue decorado para la fecha con varios carteles que contenían mucha de las frases que “Mell” solía expresar. Por eso se decidió homenajearla principalmente con música y con alegría.

“Ustedes hacen posible que nosotros sigamos con alegría recordando a Meli… Teniendo a todos juntos es tenerla a ella presente por un momento aunque sea…” expresó emocionada su hermana Daniela frente a los aplausos de todos los presentes.

En la mitad del encuentro, con la colaboración de diferentes familiares y amigos, se llevó a cabo la colocación de un cartel en memoria de la joven cuya leyenda menciona: “Pasaje Melisa Tuffner”.

Una vez que la luna se asomó, cada amigo y familiar prendió una velita en memoria de la joven. De esta manera, mucha gente acompañó a la familia de Meli, mientras que la familia agradeció a todos los presentes, y a los que de una manera u otra se suman al pedido de justicia.

Vale recordar que el caso de Melisa Tuffner conmocionó a la sociedad en general: La joven fue apuñalada en la cabeza hace un año en la esquina de Gutiérrez y Ascasubi, a pocas cuadras del centro de Glew, cuando se dirigía a colaborar con una muestra en el Espacio cultural de la zona, y falleció a los tres días del ataque. La familia decidió donar sus órganos respetando la voluntad de Melisa.

Por su parte, la familia manifestó en reiteradas oportunidades que  si todos los actores de esta urgencia hubieran actuado con responsabilidad y a tiempo, quizás el desenlace hubiese sido otro. Sin embargo, por lo relatado por la familia, hubo ciertas desprolijidades al momento de la primera asistencia, en el UPA de Longchamps, siendo determinante la demora en la urgencia.

Lo cierto es que en Glew se realizaron varias marchas para recordarla y pedir justicia, ya que en un primer momento no había testigos ni sospechoso de este brutal ataque.

En tanto, mientras la causa avanza aunque con pocas novedades, el único imputado del crimen es un vecino llamado Oscar Sosa, quien continúa con  prisión preventiva hasta que se inicie el juicio que se cree que será en los próximos meses.

 

 

 

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *