Glew y el anhelo de ser una ciudad limpia

La semana del medio ambiente pasó pero el problema de la higiene y limpieza urbana continúa en Glew. La opinión de la gente en la calle y la palabra de un especialista acerca de la concientización y cuidado del ambiente en el cual vivimos.

 

Al recorrer las calles y barrios de la localidad, las imágenes observadas valen más que mil palabras. Al respecto, la gente conversó con vivoenglew.com y dio su opinión al respecto.

Por un lado, Cristián, vecino de Villa París, cuenta que las calles de su barrio “son un desastre” y muchas de sus veredas también, y comenta que suelen formarse basurales en las esquinas cuando no pasan los recolectores. Si bien la frecuencia que pasan por allí es cada dos días, menciona que el camión pasa muy temprano y suele dejar la basura en las esquinas, lo cual contribuye para que luego se forme un basural. En su caso, pide que pasen con más frecuencia,  y también que se reflexione sobre las acciones de “cada uno”.

Por otro lado, Aldana, vecina de la calle Trabajo, cuenta que en su cuadra sus vecinos son adultos mayores, y son los que más respetan el hecho de sacar la basura en el canasto de su puerta y no los acumulan en las esquinas. Considera que quizás los abuelos tienen una mayor conciencia del medio ambiente, más que los jóvenes, pues se toman más el tiempo de hacer bien las cosas.

En tanto, Stella, del barrio Los Álamos, indica que es una lucha constante para que, por ejemplo, no tiren basura en la Plaza Las Artes de dicho barrio. Asimismo, cuenta que suelen limpiar la plaza pero se debe a que la vecina está constantemente llamando para que realicen dicha limpieza. “Algunos vecinos no colaboran porque cuando no pasa el recolector tiran las bolsas de basura en la plaza y luego los perros las rompen, y se ensucia la plaza  a la que van a jugar los chicos”, enunció, a la vez que agregó: “Estuvimos peleando un año y medio para nos den los tachos para  la plaza y ahora algunos vecinos arrojan su basura en el tacho de la plaza”.

En el mismo sentido, Roxana, vecina del mismo barrio, mencionó que uno de los tachos que estaba al lado del refugio de la plaza lo tuvieron que sacar porque “no se podía esperar el colectivo allí debido al olor que emanaba  por bolsas de residuos de algunos vecinos”.

“Pagamos para que pasen los barrenderos pero pasan sólo por las calles principales. Los recolectores hay días que no pasan, por ejemplo, los días jueves que hay feria, tendría que pasar todos los días”, expresó Roxana.

Además, manifestó que es una zona que sufre inundaciones, y se junta basura, por ejemplo, en la boca de tormenta de Payró, entre Pedraza y Aguirre. “Es una boca de tormenta que siempre está llena de basura,  nunca vimos limpiar allí”, expresó. “Empezando por casa cada uno no cuida, pero el municipio tampoco te da una mano”, concluye.

El tema es aún más complejo

La síntesis es que las bolsas repletas de residuos son destruidas por los perros y desparramadas por el viento, generando molestia entre los comerciantes y vecinos. La basura obstruye los drenajes, provocando malos olores y obstaculiza el escurrimiento provocando inundaciones.

No obstante, las razones de esta situación son múltiples y el tema es más complejo que lo que aquí se expone, pero entre algunas de ellas, si bien influye una cuestión cultural, la realidad es que fallan los servicios y controles, por lo cual en Glew abundan los sitios donde se acumula la basura.

Por ello, una mayor conciencia en la población, un mayor control municipal y encarar diversas campañas de concientización son algunas de las cuestiones que los vecinos plantearon al ser consultados.

Es así como la insuficiente recolección de residuos, la acumulación de ramas por día, la falta de cuidado de algunas plazas, la basura desbordada de los tachos de los distintos refugios, son moneda corriente en el paisaje cotidiano de la localidad, según la voz de los propios vecinos.

Lo cierto es que este es un problema grave, y para erradicar este mal se hace necesario un plan integral de higiene, reeducar a la población y, a su vez, darle continuidad a los proyectos relacionados al medio ambiente.

Esta situación debe ser cambiada para ofrecer a los habitantes, en primer término, un espacio digno para el desarrollo de las actividades cotidianas. Y para presentar a los que por primera vez conozcan Glew una ciudad que merezca la pena ser recorrida y admirada por su historia, sus instituciones, su cultura, personalidades y espacio verde.

Si el municipio ejerce con responsabilidad su trabajo, si se logra un mejor servicio por parte de las empresas recolectoras y si se logra además un cambio de actitud por parte de algunos vecinos, podremos alcanzar un mejor lugar para vivir. Aún falta mucho, pero se puede lograr.

Siempre comprometido con la causa

Por su parte, el especialista en medio ambiente, Martín Farina, quien trabajó toda vida en la causa, trasmitió la importancia de la concientización de la población en el cuidado de la ciudad. Por su parte, Farina considera que es un tema complejo y, ante este panorama no hay soluciones mágicas, sino que es un trabajo diario de cada uno, porque actualmente considera que no existe  ese vínculo con el medio ambiente.

Además, el ambientalista expresó que todas las acciones y actividades  que realizamos afectan a nuestro medio ambiente, en algo simple como tirar un papel al piso, a futuro eso tapa los desagües. En definitiva, resume que “falta esa visión en conjunto de lo que es el sistema. Todo tiene su curso y después que algo pasó por nosotros, luego vuelve a pasar por nosotros, en sentido concreto. Por ejemplo, la bolsa que nosotros tiramos, luego es la que tapa los desagües y produce inundaciones. Por ello hay un componente humano importante en cada decisión que uno toma diariamente”, concluyendo en que ante este tema, “se hace necesario en este caso exigir más políticas públicas en torno a esta problemática”.

Estudiante de Paleontología y docente, desde los 13 años mantiene su espíritu ecológico y su compromiso en temas ambientales. Hace 7 que se involucró en la cuestión de la Reserva Natural Laguna de Rocha en Esteban Echeverría. Quien quiera comunicarse con él para interiorizarse en temas vinculados al medio ambiente podrá hacerlo al mail porlagunaderocha@gmail.com

 

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *