Herminio, artesano glewquino: “Vivo de lo que me gusta”

Él es uno de los artesanos más creativos que existe en Glew y conversó con Vivoenglew.com sobre su historia para llegar a trabajar de lo que lo apasiona: los juegos de ingenio.

her

Él es uno de los artesanos más creativos que existe en Glew.  Herminio, conocido artesano de la feria de la plaza frente a la estación pone todo su empeño, dedicación y paciencia para ofrecer al barrio toda una variedad de artesanías hechas en alambre de aluminio de todos los colores y formas. “Allí estoy, de miércoles a domingo y vivo de esto, ha habido tiempos mejores, pero me gusta lo que hago y sigo”, aseguró el artesano.

Lo cierto es que él con sus 58 años no toca de oído sino que ya hace más de veinte años que está en el rubro, por eso es que su oficio y el mundo de la feria y artesanías lo conoce a la perfección.
El fuerte de Herminio son los juegos de ingenio. Ya tiene más de 50 modelos, pero también hace bicicletas, motos, helicópteros, corazones con nombres, siendo “un trabajo que le gusta mucho a la gente”, según el artesano.

Para Herminio, “todo es un proceso”. “Yo me inicié haciendo bijouterie pero los tiempos fueron decidiendo que yo haga esto, el cambio hacia esta tarea”, cuenta el artesano. No obstante, si bien la bijouterie le dejó de ser redituable, optó por aprender juegos de ingenio, y así empezó con tres o cuatro juegos. “Un amigo me enseñaba y tenía 12 modelos de ingenio diferentes, luego se fue a vivir a Córdoba pero después yo sólo fui descubriendo otros juegos por internet, comprando, yendo a otras ferias, mirando, y fui viendo los juegos que no tenía”, comenta este habitante de Glew.

Por ello, la clave para que esta labor sea redituable y se sostenga en el tiempo es, para Herminio, no sólo el gusto por la artesanía sino la paciencia. “He enseñado a mucha gente a hacerlo pero sólo dos se siguieron dedicando a esto porque hace falta mucha paciencia”, confiesa el artista local.
Su trabajo ya es popular en todo el municipio de Almirante Brown a través del Paseo de Compras organizado por el Ministerio de Desarrollo Social local. A partir de este Paseo, sus trabajos fueron vistos por cientos de visitantes de las ferias de Claypole, Rafael Calzada, Longchamps, Burzaco, entre otras localidades. Él es parte de aquella feria de emprendedores casi desde sus inicios, y sigue firme yendo todos los meses al lugar donde se convoque.

Y lo que es más. No basta con que su trabajo se conozca puertas dentro del municipio sino que Herminio fue por más y se trasladó a otros lugares para dar a conocer su labor. “Viajé mucho, fui al interior, a Brasil, a Bolivia por trabajo y porque me gusta lo que hago”, recuerda el artesano local. Por ejemplo, en verano siempre traslada sus artesanías a otras ferias de algún lugar turístico de la costa ya que allí, según Herminio, se trabaja más. Lo importante es que “esté donde esté siempre ha trabajado”.

Asimismo, el trabajo de Herminio como de tantos otros artesanos se rige en gran medida por el sol y el clima. ¿Está soleado, nublado, lluvioso, hace frío, hace calor? Todo parece influir en las ventas de la feria. “En verano se trabaja más, hay más luz y la gente anda distendida, con el frío la gente se queda en sus casas y nosotros dependemos de la gente, que la gente salga a mirar, a pasear, a comprar, dependemos mucho del movimiento de la gente y del clima”, explica Herminio.

“Me gusta vivir en Glew”

No sólo para Herminio sino para muchos habitantes de la localidad, Glew tiene su belleza y atractivo natural. Una de las razones para que ello fuese así para Herminio tiene que ver con todo el espacio verde que aquí se encuentra. “Lo que más me gusta de Glew es que hay más verde, más árboles que en González Catán donde vivía antes, acá mi casa es arbolada, y creo que en casi todos los terrenos hay árboles, y en las veredas también”, comenta.

Oriundo de Santo Pipó, Misiones, Herminio a los 8 años se trasladó junto con su familia a González Catán para, con los años, mudarse definitivamente a Glew. “El cambio de Catán a Glew costó pero fue positivo, me gusta vivir acá, mis hijos se criaron acá y ahora ya son grandes, tengo nietos, los tengo a todos cerca y ya antes de venir a vivir ya me llamaba la atención Glew”, defiende con orgullo a su localidad.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *