Homenaje a José Luis Cabezas, a 20 años de su asesinato

El fotógrafo de la revista Noticias José Luis Cabezas, asesinado el 25 de enero de 1997, es el primer trabajador de prensa que murió como consecuencia de su trabajo desde la recuperación democrática, en un hecho perpetrado por personas vinculadas al empresario postal Alfredo Yabrán. A 20 años de su asesinato, se realizan varios homenajes para recordar al fotógrafo, símbolo de la libertad de expresión en Argentina.

jose-luis-cabezas

El fotógrafo que se convirtió en el símbolo de la libertad de expresión en Argentina será homenajeado por el Espacio Memoria y la Asociación de Reporteros Gráficos de la República Argentina (Argra), en dos iniciativas que recordarán su vida y el trabajo que realizó hasta su muerte.

En Pinamar, se realizará un acto en el monolito, ubicado en Avenida Budge e Intermédanos, a las 20. En La Plata el fotógrafo será recordado al mediodía en el monumento de Plaza San Martín, en un acto que estará acompañado por una muestra fotográfica realizada con el aporte de varios de sus colegas de la región titulada “20 años – 20 fotos”.

También habrá actos el miércoles en Rosario (a las 20, en la Plaza Pringles); en Santa Fe (a las 10hs, en la Plaza del Soldado Argentino, San Jerónimo 2200, centro de la ciudad); en Neuquén (a las 11hs, en la plazoleta José Luis Cabezas); en San Luis (a las 12hs, en la Plaza Pringles); y en Tucumán, donde se colocará una placa en su homenaje en la Plaza de Los Decididos.

José Luis Cabezas fue asesinado el 25 de enero de 1997 en Pinamar, cuando cubría la temporada de verano para la revista Noticias y su cadáver calcinado fue hallado dentro de su auto, con las manos esposadas a la espalda y dos tiros en la cabeza. Fue asesinado después tomar para esa revista las primeras fotos hechas públicas del empresario Alfredo Yabrán, en el marco de una investigación periodística sobre su presunta implicación en casos de corrupción política.

Yabrán luego fue investigado como autor intelectual del crimen pero se suicidó el 20 de mayo de 1998, sin llegar a juicio.

El asesinato de Cabezas se convirtió en el peor atentado contra la libertad de expresión en democracia y tuvo amplia repercusión en el país y en el exterior. Por primera vez en democracia se atentaba de tal manera contra un periodista y en consecuencia contra la libertad de información.

Y la realidad es que, tras el crimen, los trabajadores de prensa llevaron a cabo una gran movilización y el lema “No se olviden de Cabezas”, acompañado por la foto de José Luis, se convirtió en el emblema de una lucha por justicia y contra la impunidad.

“Todos los asesinos están en libertad”

A 20 años del asesinato de José Luis, su hermana Gladys contó que “la familia lo recuerda todos los días, por eso hoy es una especie de acompañamiento de la sociedad en el recuerdo”.

Según informó Télam, la hermana del fotógrafo remarcó que los asesinos del reportero gráfico “lo serán siempre, por más que vayan a misa” y criticó que “están en libertad”, en el primer acto homenaje realizado hoy en el monolito que se levanta en General Madariaga en memoria del reportero gráfico, a 20 años de su muerte.

Gladys agradeció “al municipio de General Madariaga, y a los periodistas que están siempre”, y definió como sus “familiares postizos” a los integrantes de la asociación civil ‘Para que no te pase’ quienes también hicieron uso de la palabra para mostrar su “apoyo y solidaridad” al reclamo de Justicia por parte de la familia Cabezas.

“Los asesinos de Cabezas lo serán siempre, por más que vayan a misa”, definió Gladys en referencia a uno de los argumentos establecidos por la Justicia para dejar en libertad condicional a Gustavo Prellezo, uno de los autores del crimen que fue beneficiado con ese régimen el 21 de diciembre pasado por la Cámara Penal de Dolores.

Tras remarcar que ninguno de los involucrados en el asesinato mafioso ocurrido en 1997 en Pinamar está actualmente detenido, Gladys diferenció entre “los derechos y las decisiones” tras precisar que los asesinos “eligieron matar a Cabezas por dos pesos”.

Participaron también del acto, el intendente a cargo del municipio de general Madariaga, Marcos Adrián Jovanocich y la mujer de Cabezas, María Cristina Robledo.

La hermana del fotógrafo y su cuñada colocaron una ofrenda floral en los pies del monolito luego de la realización de un minuto de silencio.

Por su parte, el intendente interino destacó la necesidad de “Justicia” y recordó que “en Madariaga hemos rechazado y declarado persona no grata a los policías intervinientes en el asesinato”, tras lo cual como “un eslabón del Estado” pidió “perdón por todo lo que no funcionó”.

 

 

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *