La experiencia de los payamédicos en Glew

En diálogo con Romina Tambussi, integrante de la ONG Compromiso Ciudadano, entidad que  en Almirante Brown impulsó estos cursos para ser payamédico, contó que fue “increíble la repercusión en la gente cuando surgió la convocatoria, hubo una buena respuesta por parte de la gente”. Los asistentes en Glew recibieron a lo largo de los encuentros la instrucción necesaria para formarse como payamédicos, combinando arte y salud.

Estas jornadas se desarrollaron en el centro cultural de Glew La Volanta que prestó sus instalaciones para esta interesante propuesta. Asimismo, desde la ONG que impulsó esta iniciativa contaron que se eligió este lugar porque es reconocido en la zona, allí se brindan variados cursos y pueden llegar  personas de distintas localidades por su cercanía a la estación.

De esta manera, los estudiantes para ser payamédicos realizaron una ardua capacitación en Glew. Cabe mencionar que la finalidad del curso es brindar salud emocional a los pacientes hospitalizados aprendiendo a utilizar recursos psicológicos y artísticos relacionados con juegos, música, teatro, técnica de clown, magia y humor. Y para recibir tal preparación, el curso en Glew tuvo una duración de 12 encuentros, resultando de ellos un balance positivo por parte de los estudiantes.

Y si bien la semana pasada terminó la primera etapa del Taller de Payaso Teatral, próximamente comenzará la segunda etapa relacionada a payamedicina donde ya tendrán su experiencia directa en los hospitales, y así poder brindar sus horas en hospitales zonales.

Según relatan, la experiencia de este taller fue todo un éxito en esta localidad, es por eso que la experiencia se replicó también con encuentros en la Casa de la Cultura en  Adrogué. Por su parte, la formadora en la zona sur, Jesuana Arias, brindó toda su experiencia a los asistentes. Vale agregar la importancia de estos encuentros pues están avalados por la facultad de psicología de la UBA.

Por lo pronto, los resultados de esta primera etapa son positivos y los asistentes entre ellos, gente de Glew, Guernica, Alejandro Korn, Longchamps y Burzaco quedaron muy contentos. En total, asistieron una veintena de personas interesadas en esta formación. Si bien la mayoría que asiste a estos encuentros conoce muy bien de qué se trata, también existen aquellos que asistieron para interiorizarse un poco más sobre el mundo de lo que es ser payamédico. Y aunque no está confirmada la fecha, el año que viene continuarán con la segunda etapa del curso. Se estima que será para febrero en el mismo lugar pero con otros formadores.

Por las calles de Glew

En tanto, el último día de esta primera etapa, los asistentes hicieron una exposición en las calles céntricas de Glew como payamédicos, donde se sumó la participación de mucha gente, entre ellos vecinos y  comerciantes de la localidad. Como se observa en una de las imágenes, salieron con retratos a la calle logrando sacarles una sonrisa a todos los que por allí transitaban. “La idea es que se llene de payamédicos”, señala la integrante de la ONG.

Vamos a la Plaza

Por otra parte, para sumar a las actividades en la comunidad, este grupo de estudiantes de payamedicina también visitó este domingo la Plaza emblemática de Glew, la plaza San Martín donde alegraron a los presentes.

Ser payamédico

En tanto, la misión de  quienes deciden ser payamédicos es contribuir a la salud emocional del paciente hospitalizado. Para tal fin se utilizan recursos psicológicos y artísticos relacionados con el payaso teatral, combinando juegos, música, teatro, magia y el arte humorístico en general. Es importante mencionar que José Pellucchi es el creador de los payamédicos.

De esta manera, la risa es parte de una terapia que incluye el entretenimiento: Esa es la tarea que cumplirán de ahora en más los “payamédicos” en los hospitales públicos de la provincia, contribuyendo a la salud emocional de los pacientes.

 

 

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *