Las reliquias de Glew en “La Banderita”

Darío Navasal es un vecino conocido de Glew quien hace un gran aporte para el conocimiento de lo que fue "el pueblo". Una recorrida por su Museo Regional “La Banderita” da cuenta de todo lo que allí se preserva y hoy lo transmite en vivoenglew.com.

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11

El negocio que lleva adelante Darío Navasal e hijos, actualmente cuenta con bazar y  artículos de limpieza, pero en épocas donde Glew era todavía pueblo, este lugar era Almacén de Ramos Generales. Lo que importa aquí es que dentro de este local, el más antiguo que queda en Glew, se emplaza un centro de exhibición donde expone diversos objetos y fotografías de antaño. En el sector donde se encuentra este museo regional, su estructura de barro tiene más de 120 años.

Por su parte, Darío cuenta a vivoenglew.com que conserva muchas fotos y antigüedades, muchos de ellas ha comprado en Glew y en distintos viajes al interior del país, mientras que otras han sido donadas por varias personas con el fin de preservarlas.  Lo cierto es que este lugar brinda la posibilidad de poder entrar a una especie de “túnel del tiempo” y descubrir que “cada objeto tiene su historia”.

Objetos preciados del pueblo

En este espacio situado en la calle Sarmiento, a pocos pasos de la estación, se exhiben objetos como los que han venido con la primera máquina a vapor que arribó al país: Aceitera y Candados de Inglaterra son alguno de ellos, los cuales el año que viene cumplirían 150 años, al igual que estas tierras.  (Imagen 1 – 2 )

En cuanto a los recuerdos sobre el Ferrocarril Sud, actualmente Tren Roca, posee faroles que se usaban en el ferrocarril de los ingleses, o una lámpara inglesa que perteneció a la vieja estación. También posee muchas fotos de la antigua estación, la tranquera, y mucho más. (Imagen 3 – 4 – 5)

Asimismo, posee cuadros y más antigüedades que gracias al aporte de varios vecinos pudo recopilar. Así es como, por ejemplo, tiene donaciones del antiguo vecino Agapito Vega quien tenía Almacén de Ramos generales.

La realidad es que hace 40 años que colecciona y los expone en el tan conocido local “La Banderita”, y si bien no es propio el espacio físico, lo cuida como si lo fuera. Y debido a su hobbie, es invitado a las distintas escuelas de Glew para dar charlas pues, si bien muchas cosas que exhibe en la actualidad ya no se utilizan, es importante explicarles a los más chicos el uso que le daban las generaciones anteriores.

Las imágenes mostradas aquí sólo reflejan una parte de todo lo que existe en el lugar, pero lo que se intenta no es sólo exhibir sino también rescatar las vivencias, recuerdos, anécdotas de los que han habitado y de los que aún continúan viviendo en Glew.

Recuerdos imborrables de Glew

Entre tantas imágenes, se puede mencionar la foto que conserva de la casa más vieja del pueblo, que, a su vez, fue la primera edificación con un primer piso perteneciente a la familia Calvo, en la esquina de lo que actualmente es Sarmiento y Soldi. (Imagen 6)

También, exhibe fotografías del antiguo almacén La Mimosa, una casona del año 1875. “Era una de las casas más viejas que había en el pueblo. Pero estaba en un lugar estratégico porque toda la gente venía por la ruta o camino real como se decía en ese entonces”, relata, a la vez que comenta que era Almacén de Ramos generales, bar y también alquilaban piezas para que la gente pudiera vivir allí.  (Imagen 7)

En un sector, se exhiben guitarras, por ejemplo, la donada por el habitante de Glew, Tito Casado. Vale mencionar que donde hoy se encuentran los barrios Almafuerte y Kanmar sólo había una casa que era de Casado e hijos. Y si de Guitarras se trata tiene otra donación, en este caso del guitarrista glewquino Ángel Fredes.

Siguiendo con las imágenes, se puede mencionar la de un indio que vivía en Glew, Anastasio Quiroga, quien viajó a muchos lugares, entre ellos a Estados Unidos en representación de la Argentina, exhibiendo los instrumentos que él fabricaba y tocaba. (Imagen 8)

Por otro, la imagen de Antonio Sanabria, uno de los folcloristas de Glew, también se exhibe en el lugar. (Imagen 9)

Además, expone la imagen del socio N° 1 del Club Defensores de Glew, Juan Dulce. “Este hombre tiene mucha historia en Glew porque su familia está desde el año 1932”, haciendo referencia a la primera popular tienda que instaló su padre. (Imagen 10)

Asimismo, posee una fotografía de la antigua escuela N° 4 del año 1950, donde se ve gente que formó el pueblo, entre los cuales menciona a Callegari quien tuvo la primera ferretería. (Imagen 11)

No obstante, hoy la ciudad ha crecido y explotado demográficamente, los hábitos también cambiaron. En tanto, Darío considera que ya no se mantiene ese “alma de pueblo”. “La gente reniega contra el cambio que hubo porque conocimos otra cosa”, expresa haciendo referencia a la paz y tranquilidad de años pasados.

 

 

Ultimos Comentarios
  1. Alejandro

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *