Se conmemora el 21° aniversario de la desaparición física de Raúl Soldi

En un nuevo aniversario del fallecimiento del Maestro Raúl Soldi es importante recordarlo como uno de los más grandes pintores de la Argentina y destacar a su vez su enorme huella que dejó en Glew.

El maravilloso artista plástico argentino Raúl Soldi nació el 27 de marzo de 1905 y falleció el 21 de abril de 1994, a los 89 años, considerado como uno de los más grandes pintores de la historia argentina. Pintor de muchísima trayectoria, dejó su marca grabada en la localidad de Glew. Su figura es inmortal a través del legado que nos dejó en sus obras pictóricas y murales.

El maestro pasó aquí muchos veranos y 23 de ellos se dedicó a pintar la capilla Santa Ana, que fue inaugurada en 1905, mismo año de su nacimiento. Sus paredes blancas cubiertas con cal, eran ideales para pintar la serie de trece frescos que relatan la historia de Santa Ana, madre de la Virgen María. Y estas escenas están ambientadas en el pueblo de Glew, como si todo hubiera sucedido en esta localidad, con elementos propios del lugar, como los molinos de viento, la biblioteca del pueblo y demás paisajes.

Las artes e ideas en Glew

“Las Artes e Ideas” característica de nuestro distrito, también viene de la mano de lo que posee Glew en su interior. La ciudad alberga lo más importante en cuanto a cultura que no existe en todo Almirante Brown: Los murales de la Capilla Santa Ana, la colección privada del artista y un teatro en la Fundación Soldi, además de la donación que realizó Soldi de la biblioteca Pablo Rojas Paz.

Vale recordar que en 1933 Raúl Soldi conoció el pueblo de Glew y le llamó la atención la tranquilidad de sus calles, transitadas por sulkies y volantas, diferente a lo que sucedía por aquellos días en la ciudad de Buenos Aires. Así, los paisajes y personalidades de este pueblo lo impactaron, por lo cual decidió tener aquí una casa de fin de semana, donde también pasó varias temporadas estivales. En muchas de sus obras predominan las referencias a esta localidad.

Con el correr de los años, Soldi decidió que en aquella casa debería erigir su fundación, a la que donó en vida su colección de pinturas. De esta manera, la denominó Fundación Santa Ana para luego llamarse Fundación Soldi y es la que conserva hasta la actualidad 60 obras originales del artista: cuarenta óleos, 15 dibujos y cinco grabados, las cuales recorren diferentes etapas del pintor. Por ello, no hay dudas que las “Artes e Ideas” están presentes en Glew y una vez más, este merecido homenaje es para el Maestro.

 

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *