¿Soy yo mi mejor amiga?

Escrito por: Betyluz, Escritora de Parque Roma, Glew, Buenos Aires, Argentina.

             ManosAgarradas

 ¿Soy yo mi mejor amiga?

Todas las mujeres tenemos amigas que amamos de verdad y defendemos si las atacan.

A veces pareciera que las queremos más que a nosotras mismas.

¿Por qué el vínculo se hizo tan grande, sabes? Porque siempre necesitamos a quien amar…

Nos acordamos de su cumpleaños, día del amigo y siempre estamos presentes.

Aprender a cuidar esa amistad  ”está bien”, pues las buenas relaciones son gratificantes y nos ayudan a crecer.

Pues bien… ¿Qué tal si somos nosotras quiénes nos transformamos en nuestras mejores amigas y aprendemos a amarnos y cuidarnos?

El género femenino está menospreciado, le robaron y ultrajaron salvajemente el derecho a vivir.

Ya debemos dejar de colocarnos en segundo lugar o buscar otras figuras como bastón de apoyo.

Al ser “yo, mi mejor amiga” pasaré más tiempo a solas.

Aprenderé a ser, y seré.

Buscaré lo profundo en lo banal, me haré responsable de mi vida, después seré responsable de las demás vidas nunca antes.

“Estar sola” no es lo mismo que “sentirse sola”.

Hay mujeres que dicen que “no pueden” o que “no saben estar solas”.

Ese vacío existencial llamado soledad se llena cuando la mujer se encuentra a sí misma y empieza a vivir con una mente lúcida respetándose, recobrando la confianza perdida, viviendo honestamente con ella y las demás sin competencia.

Aprenderás a estar quieta, silenciosa, y será el tiempo que usarás en conocerte y vivir contigo.

“Al amigo se lo conoce compartiendo”

El tiempo es ganancia… Ahora invierte en ti al cien por cien pues es la mejor inversión a plazo fijo.

Sabrás callarte a tiempo, dejarás de ser indiscreta, porque a la mejor amiga no se la traiciona ni con hechos ni palabras.

Al ser “yo, tu mejor amiga” te amaré como a mi sombra, me haré cargo de tu vida.

Al amarte a ti primero aprenderé amar a los demás nunca antes.

Seré un ser pensante y reflexivo el día que aprenda a vivir responsablemente.

Sólo en momentos de paz y silencio se encuentra ”el ser”, la paz que el mundo desconoce y que prefiere vivir  ligeramente, vagamente.

Hoy te invito a recorrer el camino de la vida tomadas de la mano, conociendo tus gustos, lo que amas, lo que aborreces.

Pero todo ésto tiene un precio: Renunciar, romper costumbres establecidas, buscar el conocimiento que hay en mí como un desafío… y abandonar la pasividad…

 Betyluz, Escritora de Parque Roma, Glew, Buenos Aires, Argentina.

Quienes deseen contactarse con la escritora o conocer más sobre sus obras pueden ingresar a su Facebook

 

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *