Tu nombre, Almafuerte

A lo largo de este año en el que se conmemora los 150 años del origen del pueblo de Glew queremos ir compartiendo junto a ustedes información que atañe a la historia de la localidad para que juntos conozcamos un poco más nuestras raíces. En esta oportunidad, queremos presentarles una sección llamada “Nuestras calles tienen historia” para homenajear de alguna manera a las personalidades que dan nombre a las calles de Glew.  Y hoy una historia: “Tu nombre, Almafuerte”

Pedro Bonifacio Palacios Almafuerte

 

Una de las arterias principales de Glew, del lado este de la estación lleva el nombre de “Almafuerte”. De hecho, las tierras de un barrio entero en Glew lo homenajean con su nombre.  Pero para conocer un poco más acerca de este personaje argentino, es importante destacar que Pedro Bonifacio Palacios, (consagrado con el pseudónimo literario Almafuerte, con el que luego firmaba sus escritos) nació en San Justo, provincia de Buenos Aires, el 13 de mayo de 1854.

Poeta, periodista, maestro, de familia humilde, si bien no pudo tener una formación académica y nunca fue reconocido con sus obras en la Real Academia Española, al tener una fuerte vocación literaria y social, logró con los años una gran reputación. Y de esa manera, “Almafuerte” logró ser uno de los poetas de personalidad más fuerte de la Argentina.

Era un apasionado por las letras. Asimismo, en cuanto a su tarea docente, daba clases en escuelas rurales por vocación. Ejercitó la docencia durante la presidencia de Sarmiento, pero fue destituido  por las críticas al gobierno que enunciaba tanto en poemas como en sus comentarios divulgados por el diario El Pueblo.

Su obra poética

Estas son algunas de las antologías de su obra poética: Lamentaciones (1906), Evangélicas (1915) y Poesías (1916). Sus poemas más populares son La sombra de la patria, Jesús, Olímpicos, Milongas clásicas, El misionero, Cristianas, Cantar de los Cantares, Sonetos medicinales, La inmortal y Dios te salve. En 1917 se publicó un tomo llamado Poesías Completas. No obstante, en vida publicó dos libros y no se consigue hallar parte de su obra inédita. De todas formas, se consagró como un poeta popular.

En tanto, sus composiciones, son de un tono predicativo y la mencionada Evangélicas fue la obra más representativa de su estilo. También fue el autor de las poesías “A la libertad” y “Piú avanti”.

Periodismo de lucha

Durante largos años ejerció un intenso periodismo de lucha alcanzando notable popularidad, aclamando por los más humildes y por la justicia social. Por ello, su estilo combativo y polémico le valió de una gran popularidad entre sus pares pero también de muchos enemigos.

En 1887 se radicó en La Plata para trabajar en el diario “Buenos Aires”. Luego dirigió el diario “El Pueblo”.

En la ciudad de La Plata, donde pasó gran parte de su vida, Almafuerte falleció el 28 de febrero de 1917, a los 62 años de edad.

De esta forma, la Av. Almafuerte del Pueblo Nuevo o del actual Glew Este, fue una de las primeras arterias en asfaltarse aunque sea en un primer tramo en el año 1956.

Por último, en el ámbito nacional admiró y tomó como modelo al periodista y poeta Olegario V. Andrade del cual hablaremos en el siguiente enlace.

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *