Vecinos que mantienen la Plaza San Martín solicitan juegos inclusivos y equipo de salud

 La plaza emblemática de Glew tuvo la característica de ser cuidada casi en todas las épocas por los mismos vecinos. Actualmente, sus vecinos aledaños a la plaza realizan diferentes propuestas y actividades recreativas dos domingos al mes. No obstante, en esta ocasión se unieron para solicitar al municipio la instalación de algún juego inclusivo y equipo de salud a través de un petitorio.

La plaza San Martín, emblema de Glew, pasó por diferentes épocas pero, en general, lo que predominó a lo largo de los años ha sido una fuerte presencia vecinal. También muchos recuerdan cuando los mismos vecinos por aquellas viejas épocas llevaban juegos de sus propias casas para ser colocados en este espacio público. Así, los principales juegos en su momento fueron donados por los mismos lugareños.

En tanto, desde octubre del 2014 este espacio verde comenzó nuevamente a llenarse de niños y familias, y mucho se debe al cuidado que le empezaron a dar sus vecinos aledaños a la plaza. Tal es así que domingo de por medio se organizan distintas actividades recreativas para los más chicos y para toda la familia.

A través de la página de Facebook   Yo amo a la Plaza San Martín sus administradores informan acerca de estas distintas jornadas y actividades. Sin embargo, la importancia radica ahora en pedir mejoras para la plaza, para que “todos puedan disfrutarla por igual”.

Pedido de juegos inclusivos y equipo de salud

En esta oportunidad, los vecinos pidieron a través de un petitorio la instalación de algún juego inclusivo (hamaca  y calesita) y equipo de salud (aparatos de gimnasia).  “Hay mucha gente que se está uniendo a esta campaña”, destacaron ya que en Glew no existen plazas con estas características.

Por tal motivo, solicitaron este tipo de juegos a través de un petitorio entregado en el Centro Comunal de Glew. En el mismo, además de describir los cuidados y mejoras que vienen llevando adelante estos vecinos durante este tiempo, solicitaron estas cuestiones pues no están a su alcance para poder realizarlo ellos mismos.

Al respecto, vecinos indicaron que las autoridades de la delegación ya están al tanto del petitorio y mostraron buena predisposición, por lo cual los vecinos se mantienen expectantes ante cualquier novedad sobre este pedido. De todas formas, próximamente se reunirán para conversar sobre este tema y otros relacionados a las mejoras de la plaza.

“Como se puede conseguir en una plaza, después puede ser extensivo en otras”, mencionaron los vecinos, quienes también están unidos al pedido de una madre que solicita este tipo de juegos, a raíz de una experiencia propia. (Ver nota relacionada: Pedido de una madre por juegos inclusivos en Glew)

El antiguo tobogán, recuperado por los vecinos

Por otra parte, entre las tareas que fueron haciendo los vecinos en este último tiempo, el antiguo tobogán, uno de los símbolos más importantes de la plaza, fue recuperado por los vecinos de esta plaza.

Según rememoran, vale recordar que el señor Roberto Valls fue quien había donado entre fines de ´80 y principios de los ´90 el emblemático tobogán que siempre estuvo en la plaza, siendo el atractivo del lugar por mucho tiempo.

Por ello, entre una de las cuestiones importantes para no perder el sentido de identidad de la plaza era recuperar este antiguo tobogán, que en el 2014 se sacó por una reglamentación de la empresa de los juegos nuevos. Sin embargo, estos vecinos manifestaron que debía volver a colocarse, aunque sea ubicado en otro sector de la plaza. Ya había pasado más de un año, y este grupo igual siguió la lucha para que lo colocaran nuevamente.

Así, luego de varios reclamos al centro comunal, hace poco tiempo consiguieron nuevamente este tobogán. Una vez recuperado, primero lo repararon, lo pintaron y finalmente fue colocado en otro sector de la plaza por los mismos vecinos.

Por estos días, los más chicos volvieron a disfrutar de este juego, quizás el más atractivo de este lugar. Y para que volviera a ser el centro de las miradas, una tarde de sábado, varios vecinos colaboraron para volver a ponerlo en condiciones: Otro objetivo cumplido.

El cuidado del  mástil

Por otra parte, entre otros propósitos, estos vecinos se propusieron pintar el mástil con la figura de San Martín, para lo cual durante un tiempo realizaron rifas para comprar las pinturas. Por ello, hace unos meses que un grupo de chicos artistas se ofrecieron y se encargaron de pintarlo.

Según cuentan, fueron varios domingos de trabajo, durante el lapso de casi dos meses, y actualmente sólo restan detalles. Pronto se dejarán plasmados los nombres de los pintores en esta obra, pero ya los resultados están a la vista. Vale mencionar que estos chicos son provenientes de Glew, Bernal y Guernica.

En tanto, así como estos buenos vecinos destacan la dedicación de estos jóvenes pintores, a la vez siguen bregando para que día a día se mejore este espacio público “de todos y para todos”.

 

 

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *